¿Por qué dejan de caminar los ancianos?

porque dejan de caminar los ancianos

Es normal que con el paso de los años nuestra capacidad de caminar a un ritmo más o menos ágil vaya disminuyendo. Esto se debe a que con la edad vamos perdiendo masa muscular y en algunos casos puede que se reduzca la densidad ósea.

Pero una gran dificultad para caminar puede tener consecuencias más serias. En muchos casos, con la aplicación de ciertas terapias y unos pequeños cambios en los hábitos diarios se puede mejorar la condición física de una persona mayor para que pueda mantener cierta autonomía, aún con edades muy avanzadas.

Hay algunos síntomas que nos pueden alertar sobre la disminución de la capacidad para caminar de un anciano:

  • Tiende a doblar la cabeza del cuello y camina en una postura encorvada.
  • Camina arrastrando los pies.
  • Su andar es lento y da la sensación de que se pone rígido al caminar.
  • Camina balanceándose

Por lo general, si un anciano camina de alguna de las maneras descritas es probable que alguna dolencia lo esté afectando y eso le impide llevar una marcha regular.

 

Causas que afectan la forma de caminar de los ancianos

Son múltiples las razones por las que la manera de caminar de un anciano se puede ver afectada. Lo importante es atenderlas para solucionar el problema que pueda estar experimentando y pueda recuperar calidad de vida.

 

Artritis

La artritis afecta a gran cantidad de personas mayores; suelen experimentar dolores en las articulaciones como rodillas, tobillos y pies y ello hace que caminen con dificultad.

Trastornos neurológicos

Algunos trastornos neurológicos pueden afectar la coordinación. Estos mismos trastornos pueden ser la señal de alarma por la aparición de enfermedades como el Parkinson o Alzheimer. La detección temprana puede ayudar a retardar los efectos de estas patologías.

 

Problemas en la visión

Cuando una persona tiene dificultad para ver bien tiende a caminar de manera insegura arrastrando los pies. Esta manera de andar nos puede estar avisando que el anciano padece de cataratas o algún otro problema de la vista.

 

Fracturas causadas por la osteoporosis

Con el paso de los años nuestra densidad ósea disminuye y los huesos se vuelven quebradizos. La osteoporosis puede provocar fracturas sin que la persona se haya caído.

Si estas se producen en las extremidades inferiores, aunque sean mínimas ocasionan un gran dolor y en consecuencia la dificultad para caminar.

 

Problemas en los pies

Algunos problemas en los pies como la artrosis, callos, escaras o pequeñas heridas pueden provocar dolor al caminar y eso hace que las personas mayores prefieran quedarse sentadas y evitar andar.

 

Secuelas de accidentes cerebro vasculares

Si se produce un derrame cerebral se puede afectar la función motriz de la persona. Esto puede ocasionar pérdida de equilibrio, dificultad para coordinar movimientos o mareos. Todo ello hace que se presente mucha dificultad para caminar.

 

Escoliosis

La escoliosis que es una deformación de la columna vertebral por lo general se produce durante la niñez y la pubertad. Con el paso del tiempo puede ocasionar molestias y dolor.

 

Qué hacer para que la persona mayor pueda volver a caminar

Debido a que son muchas las causas que pueden ocasionar que un anciano deje de caminar, es recomendable abordar varias medidas para prevenir el aumento del deterioro de las funciones físicas y mentales de la persona. Aquí dejamos algunas recomendaciones.

 

Juegos para estimular la actividad mental

Hay muchos juegos que son buenos para mantener una actividad mental adecuada, que además se pueden compartir en familia, lo que hará que la persona mayor también tenga mejor estado de ánimo.

Los juegos de memoria, el ajedrez, el parchís o los juegos de cartas son amenos y ayudan a ejercitar las facultades mentales.

 

Mantener una dieta sana

Una dieta en la que abunden las frutas, los vegetales crudos y los cereales ayuda a mantener una buena circulación sanguínea. También es importante eliminar o al menos reducir el consumo de azúcar, harinas refinadas y sal.

 

Un poco de ejercicio

El ejercicio suave o las caminatas cortas pero frecuentes, que hagan que la persona mayor se mantenga en movimiento, son indispensables.

La poca actividad acelera el deterioro de la actividad neurológica y la pérdida de masa muscular, lo que trae como consecuencia que aumente la dificultad para caminar.

 

Examen médico

Un examen médico completo puede ayudar a detectar la aparición temprana de enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y el Alzheimer.

Si se diagnostica a tiempo, los tratamientos de soporte pueden ayudar a ralentizar el avance de la enfermedad y con ello, el aumento de la dificultad para caminar.

Una evaluación oftalmológica puede ayudar a diagnosticar posibles cataratas u otras afecciones de la vista que pueden afectar la manera de caminar de una persona mayor.

En general, lo mejor es la prevención. Llevar una vida activa, comer sano y hacer ejercicio con regularidad son el mejor antídoto contra el deterioro de las funciones motoras del cuerpo y permite a la persona mayor mantener su autonomía y una buena calidad de vida.

mood_bad
  • Aún no hay comentarios.
  • Escribe un comentario