Cuidador no profesional para personas con dependencia

cuidador no profesional dependencia

Cuando las personas mayores están en circunstancia de dependencia y necesitan ayuda para realizar sus actividades diarias, existe la posibilidad de contratar a una persona para que pueda hacerse cargo de las necesidades de la persona y de darle apoyo emocional.

¿Qué ocurre en caso de que la familia no cuente con el presupuesto necesario para contratar a un asistente a domicilio o asumir los gastos de una residencia? 

En estos casos habituales, existe la posibilidad de que uno de los  miembros de la familia asuma el rol de cuidador.

Entonces este pasaría a ser ante la ley un cuidador no profesional de dependencia. 

En muchas ocasiones esta persona dedica menos tiempo al área laboral para dedicarse al cuidado de la persona dependiente. La seguridad social tiene un convenio especial para estos casos.

 

¿Quién puede ser un cuidador no profesional?

Las personas que pueden solicitar esta ayuda son los miembros de la familia de la persona dependiente, y van incluidos los familiares desde el primer grado hasta el tercer grado de consanguinidad.

También pueden ser cuidadores los cónyuges, parejas de hecho o tutores legales y personas asignadas, administrativa o judicialmente. 

Las estadísticas demuestran que la mayoría de las cuidadoras suelen ser mujeres.

funciones de un cuidador no profesional

 

Requisitos para ser un cuidador no profesional de dependencia

Hay una serie de requisitos que se deben cumplir para ser cuidador no profesional de dependencia, y son los siguientes:

  • La persona atendida tendrá que tener un grado de dependencia reconocida y que esta opción sea reconocida por la PIA (Programa Individual de Atención), como la más adecuada para la familia del solicitante. 
  • Vivir en el mismo domicilio que la persona atendida. Además, se tiene que cuidar previamente de la persona dependiente durante el periodo previo de un año cuando se hizo la solicitud. La residencia tiene que ser dentro de España.
  • Hay excepciones dentro de la convivencia respecto a la persona atendida: si la persona dependiente tiene reconocido el grado III o II de dependencia será necesario que conviva con su cuidador en la misma vivienda. 

Si por lo contrario, su dependencia está en grado I, no será obligatorio vivir en la misma residencia.

  • El cuidador o cuidadora, tienen que poseer la suficiente capacidad mental y física para hacerse cargo de todos los cuidados que requiera la persona dependienta. En cualquier caso, se le hará las pruebas respectivas para poder acreditar que no es una persona con algún grado de discapacidad.
  • La persona encargada del cuidado del dependiente, tiene que dejar acceso a la vivienda donde residen, a los servicios sociales. Esto se hace con el fin de asegurarse que la casa está en condiciones óptimas y que la persona atendida tiene todas sus necesidades cubiertas y suficiente ayuda.
  • También es necesario que la persona cuidadora esté dispuesta a seguir una serie de formaciones que se le propone. Esto debe aceptarlo siempre y cuando esta no sea un obstáculo para el tiempo al que cuida a su familiar.

 

¿Cuánto cobra un cuidador no profesional?

La prestación económica varía según el grado de dependencia de la persona asistida. Si se trata de un primer grado, la prestación será de 153 €. Si se trata de un grado de dependencia más elevado, como el grado III, entonces la cuantía será de 387 €.

Pero se subirá la cantidad de esta ayuda durante el año 2021, siendo Castilla y León la primera en implementar este cambio.

 Dentro de esta Comunidad Autónoma se cobra 407 € para los dependientes del grado III, y 160,6 € en el caso de las personas con el grado I. 

La cantidad total se calcula en base a la renta y al patrimonio de las personas dependientes. Por tanto, estas cantidades se tiene que utilizar solo como una referencia.

salario de un cuidador no profesional

Forma en la que se cotiza en la Seguridad Social

La forma en la que cotizan los cuidadores no profesionales de dependencia es distinta a los profesionales de este sector. Hay un convenio especial: se cotiza sobre la base mínima y el alta en la Seguridad Social, queda vigente.

Las personas que no pueden registrarse en este convenio son las siguientes:

  • El cuidador que inicia una actividad laboral en la que está registrado en la Seguridad Social. No es posible que pueda ser beneficiado por el convenio especial.
  • Si el cuidador está en una situación de desempleo y cobra el paro, o si percibe la pensión por jubilación o de incapacidad permanente. Además, si está en situación de pensionista por viudedad o es dependiente de familiares, por ser mayores de 65 años.
  • Tampoco se puede beneficiar de este convenio si el cuidador se encuentra en una actividad laboral en la que se la dé de alta en la Seguridad Social, de manera recurrente. 

Estas son las condiciones que un aspirante a cuidador tiene que tener en cuenta a la hora de realizar la solicitud. Debe reunir toda esta serie de requisitos para que los organismos pertinentes puedan aprobar su petición.

mood_bad
  • Aún no hay comentarios.
  • Escribe un comentario