¿Como cuidar a un anciano en casa?

como cuidar a un anciano en casa

Una persona mayor que por alguna razón esté limitada para hacer sus tareas diarias requiere de cuidados especiales.

Si bien muchas familias dejan la atención de sus ancianos en manos de instituciones públicas o privadas, lo más común y también lo más deseable es que salvo en casos críticos es que la persona mayor esté al cuidado de su familia en casa.

Para darle la atención de calidad que se merece te damos algunos consejos que pueden resultar útiles.

 

Identificar las necesidades reales de la persona mayor

Lo primero que debemos hacer es conocer bien cuáles son las necesidades del anciano y de cuántos recursos disponemos para darles respuesta.

Con un presupuesto claro podemos hacer una planificación en la que cada integrante de la familia haga su aporte bien sea en horas dedicadas al anciano o en dinero para adquirir los insumos necesarios.

En algunos casos también implica buscar apoyo de profesionales para ciertas tareas.

 

Establecer convenios entre los integrantes de la familia

Es importante establecer una organización de horarios y asignar las diferentes responsabilidades a cada miembro de la familia.

Para ello lo mejor es hacer una reunión en la que todos participen y manifiesten de qué manera pueden apoyar. De esta forma nadie tendrá una carga excesiva de responsabilidad y nuestro anciano se sentirá querido.

Debe quedar claro que algunos miembros de la familia podrán hacer aportes limitados. La compresión entre todos es indispensable para que todo marche en armonía.

 

Contar con un equipo de profesionales como apoyo

Es bueno contar con la orientación de un geriatra que sirva de guía en cuanto a la atención y tratamientos que necesita la persona mayor. En ocasiones es necesario contratar los servicios de una enfermera especializada que se ocupe de ciertas tareas.

 

Planificar una rutina definida

Se debe fijar un horario para las diferentes tareas de cuidado de la persona mayor a lo largo del día como el aseo personal, la alimentación, los paseos y actividades sociales y de recreación.

Cuando se planifica el día de manera organizada nuestro ser querido tiene un ritmo diario que le resultará fácil de seguir, lo hará sentirse seguro y su día a día será agradable.

 

Una estrategia de prevención

Por las limitaciones físicas propias de una edad avanzada, el riesgo de que una persona mayor sufra un accidente aumenta. Por eso es importante identificar los peligros potenciales a los que podría estar expuesto nuestro familiar y tomar medidas de prevención apropiadas.

El riesgo de caída es el más común entre los ancianos. Es importante retirar todo aquello que pudiera ser causa de tropiezo, eliminar en lo posible los desniveles en el suelo si los hay y todos los elementos decorativos con los que pudiera tropezar.

En el baño es recomendable instalar barras para que la persona pueda asirse con seguridad. La buena iluminación y espacios libres de obstáculos son indispensables para que el anciano pueda caminar sin dificultad.

En algunos casos las personas mayores presentan problemas cognitivos y sin estar conscientes pueden salir del hogar y desorientarse.

En estos casos es aconsejable cerrar la puerta con llave, guardarla en un lugar seguro y  suministrarle una identificación con los datos de contacto.

 

Controle los medicamentos

Por lo general una persona mayor necesita tomar varios medicamentos durante el día. Si lo hace por sí mismo puede suceder que se confunda y tome dos veces un fármaco. Para evitar esto, utilice pastilleros que permitan distribuir los medicamentos.

También es recomendable que mantenga las indicaciones por escrito al alcance de todos los miembros de la familia para que todos sepan cuál es el tratamiento diario por seguir.

 

Defina un menú semanal

Una dieta balanceada que incluya alimentos con una buena carga de nutrientes es indispensable para prevenir problemas de salud, incluida la desnutrición. Una alimentación completa y saludable es indispensable para tener fortaleza física y mental a cualquier edad.

 

Ayude a su familiar a mantenerse activo

La falta de actividad, tanto física como mental, es nociva para una persona mayor. Incluir en la rutina diaria una caminata y actividades en casa que lo obliguen a ejercitar la mente lo mantendrán activo y sano.

También es muy recomendable tratar de que nuestro anciano aprenda algo nuevo cada día para mantener el cerebro ejercitado.

 

La vida social es importante

La socialización de un adulto mayor con sus amigos y familiares es de gran importancia para asegurar que tenga calidad de vida. Compartir con otros siempre es gratificante y estimulante; el aislamiento social es negativo para todas las personas pero más aún para los ancianos.

 

Afecto expresado de muchas formas

Nuestros ancianos necesitan sentirse queridos y saber que no son una carga. Llegar al final de los días sintiéndose un estorbo es una sensación que mortifica a muchas personas mayores.

Que sepan que tienen un lugar importante en la familia, háganle saber que valoran todo cuanto ha hecho por todos. Recordar anécdotas, gestos y tanto como han hecho por nosotros los hará sentirse valorados y serán felices.

mood_bad
  • Aún no hay comentarios.
  • Escribe un comentario